lunes, marzo 14, 2005

Yo lo sabré expresar?

Ayer, ya que el tiempo nos dejaba disfrutar de un poco de sol, se me presentó la oportunidad de escapar de una semana que me estaba anulando.
Con mochila acuesta, bocadillo en mano, mucha agua, variedad de fruta y galletas de chocolate que no me falten salí casi al amanecer a un destino que no tenía ni idea de donde quedaba ya que como me guiaban no me preocupé a donde nos dirigiamos.
Necesitaba escapar de todo aunque sea por unas horas.
Mi guía, experto montañero donde se encuentre (jejej), me dijo antes de salir que sabia perfectamente que el sitio donde ibamos me iba a gustar mucho por eso me dedicaba la salida a mi. Con eso me quedé pensando que como sabía que me iba a gustar, ¿tan trasparente he llegado a ser? Pero lo mejor es que no se equivocaba.

Llegamos al pueblo y por supuesto hay que desayunar fuerte que después tenemos mucho desgaste, así que Ala! chocolate y churros para todos. Uff que pecha churros! aquello no se acababa y sólo escuchaba "venga que tú te estás queando mu canija y mu enclenque y necesitas muxa gasolina"... y otro churro que me encontraba en la mano y cualquierilla decía que no que sino te encontrabas con dos. ¿y.. qué hace una mujer con dos churros en la mano....? Comerselo! jejeje
Después llega unos de los momentos bonitos en el cual todo son ganas, nervios e ilusión. Mochila a la espelda y comenzamos a andar es cuando empiezas a ver todas las montañas delante tuya y piensas que con el estómago lleno de churro y el chocolate va a andar quien yo sé. Pues no os lo digo yo se hace y al rato los churros ni te acuerdas.
Aquel día se decidió ir a ver varios sitios y empezamos llendo al nacimiento de un rio. Para decepción de algunos que imaginaban más fue muy normalito pero a mi creo que me gustó más por el hecho de todos meternos en el agua y estar allí medio chillando de lo fria que estaba.
Pero de esta zona había que destacar que unos pasos más allá estaba una cueva ya conocida de antes en la cual tuve el valor de meterme sin preparos ninguno nada más que cogido de la mano de mi guía que llevaba una luz en la cabeza.
El sitio estaba increible y allí, fuera en la esplanada, pude tumbarme tranquilamente al sol. Un sol que calentaba mucho (terminé con todo remengado pa que me diera el sol y aprovechar y coger algo de color) y se agradecía. Pude dejar a un lado todo y sólo escuchaba las voces de mis acompañantes aunque no prestaba mucha atención, pude escuchar los sonidos que me rodeaban, pude escuchar mi respiración tranquila y serena y empecé a desconectar de todo lo que había dejado lejos. Me hacía falta.

Por aquí existe grandes sitios, sitios preciosos que no imaginas que puedan ser de aquí, es lo típico que imaginas que es más por el norte donde se ven lugares como el que me encontré en la segunda parada.
La siguiente etapa era el pequeño ascenso del rio almanchare (por los laterales) que en algunas zonas teniamos que incluso medio escalar y yo disfruté como una enana.
LLegamos a un punto donde ya no se po´día seguir porque se necesitaba arnés y cuerdas y es cuando aprovechamos las rocas para parar a comer.
Repusimos fuerzas (ya los churros no estaban ni por un asomo) descansamos, tomé más sol, charlamos, reimos, nos bañamos (el agua seguía congelada) hicimos fotos, mantení una conversación muy interesante... Y.. de nuevo a la carga ya rumbo hacia abajo, decir que una nubes asustaron un poco y fue la mejor decisión.
Llegando al pueblo decidimos ir a tomar café a la viñuela pero algunos preferimos acercarnos al pantano, que con el atardecer el juego de luz fue precioso y mereció la pena, no olvidaré el haber ido y las conversaciones que tuvimos alli que sin saber como se terminó cantando con un repertorio de lo más variado, Y mira que empezamos bien con las canciones pero que mal acabamos! dejo un pequeño detalle pa que lo imagineis. Terminé escuchando de dos chicos a... ¡Camela! SI! yo tampoco aguanté mucho me fui con las primeras letras!

En el coche, camino a la asquerosa realidad, vine hablando con mi guía y comentando el día y los sitios. Le di las gracias por aquel día y pregunté por qué sabía que me gustaría, me contestó que cuando me conoció pensó en varios sitios donde yo podría sentirme muy tranquila y llegar con ayuda a encontrar de nuevo algo de alegria. La verdad que no se equivocaba mucho. También me dijo que me serviría de tema para escribir en el blog y empezar a cambiar los tonos del post para que vayan dejando esa luz triste. Me dijo que yo sabría expresar mejor que ninguno de los que fuimos aquella excursión, que sabría darle una importancia que ninguno se la iba a dar, que nadie lo vio como yo lo ví.
Y yo me pregunto ¿sabré expresar de verdad todo esto? pienso que no, pienso que hay cosas que sólo se puede ver estando dentro de mi.

3 Comments:

Blogger dragon negro said...

que bien te lo pasaste eh!!!

es bueno salir y hacer cosas asi con amigos y sentirte bien, conocer nuevos lugares especiales, te lleven hasta mas alla...

sigue asi cari...

9:21 p. m.  
Blogger Ammalur said...

que envidia,por lo que he leido seguro que te lo pasaste muy bien, por un momento me he sentido en ese lugar, relamente si has descrito el sitio.
1besazo y animos

10:06 p. m.  
Blogger Dragoncete said...

Hola! A mi me han llevado tambien a varias excursiones y la verdad, sirven porque es en esos momentos cuando mejor hablo conmigo mismo.

Me alegro de que disfrutaras del paseo, y no te pongas triste por volver a la realidad... o acaso esa excursion, aunque lo parezca, no fué real?

Cuidate y sigue ascendiendo, un beso!

8:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home